dimecres, 2 d’abril de 2014

'Kassel no invita a la lógica' - Enrique Vila-Matas


     No resulta fácil clasificar con precisión la última creación de Enrique Vila-Matas. Puede ser una novela, un ensayo, una novela ensayística, un ensayo novelado, un reportaje artístico o un ejercicio literario en busca de la belleza. Aunque, bien pensa-do, lo mejor es definirla como una obra de arte en sí misma, como las que describe en sus páginas, que tiene elementos de todos esos géneros.

     Tiene algo de reportaje, ya que Vila-Matas nos relata su experiencia como escritor invitado a la última edición de la Documenta, sin duda una de las exposiciones de arte contemporáneo más importantes del mundo, que se celebra cada cinco años en la ciudad alemana de Kassel. Su participación consistió en sentarse a escribir en un restaurante chino y pronunciar una conferencia programada para que no asistiera nadie, dedicando sus ratos libres a contemplar las obras expuestas, “a andar y ver”, lo que le permite describir de forma clara y precisa las creaciones artísticas de Tino Sehgal, Pierre Huyghe o Janet Cardiff y expresar el impacto que producen en el es-pectador.

     Por esta razón, también hay muchos elementos de ensayo en el relato cuando reflexiona sobre la creación artística en abstracto y los límites, esencia y finalidad del arte, si bien todo ello siempre con la vista puesta en la literatura, en lo que el autor define como el “arte de escribir” como forma de buscar la verdad a través de la fic-ción.

     Y, finalmente, hay que destacar también aquello que permite calificar el relato de novela. La habilidad del autor para confundir vida real y literatura, combinando en la narración situaciones vividas y ficción, el estilo culto, rico y exuberante, la sutil ironía y la creación de alter-egos para apoyar la narración, componen un ejemplo de litera-tura en estado puro, el vivo ejemplo, como dice Juan Villoro, de una “escritura des-atada”.

     Es más, el propio Vila-Matas hace una auténtica declaración de intenciones cuan-do dice “…contrariamente a lo que creen tantos, no se escribe para entretener, aun-que la literatura sea de las cosas más entretenidas que hay, ni se escribe para eso que se llama “contar historias”, aunque la literatura esté llena de relatos geniales. No. Se escribe para atar al lector, para adueñarse de él, para seducirlo, para subyugarlo, para entrar en el espíritu de otro y quedarse allí, para conmocionarlo, para conquis-tarlo…”

     Pero todavía hay más. Vila-Matas tiene también la habilidad de salpicar el relato de reflexiones sobre los efectos del paso del tiempo. Tanto el creador artístico como la persona que hay detrás del mismo, se levantan por la mañana con buen ánimo para ir decayendo hasta sumirse en la angustia más absoluta por la noche ante la conciencia de la pérdida de otro día y la aproximación de la muerte, de la nada, cre-ando en el lector una extraña sensación de tristeza ante lo inevitable y de complici-dad con el autor.

     Se trata, sin duda, de una obra sugerente y estimulante, que nos recuerda que la literatura es también un arte: el de escribir bien.

Emilio González Bou

Título: Kassel no invita a la lógica. 
Autor: Enrique Vila-Matas. 
Editorial: Seix Barral.
ISBN: 978-84-322-2113-2.
Número de páginas: 304.
Año 2014

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

'Banco de Sangre' - Carlos Zanón

Banco de sangre dice algo y su contrario. Como la sordidez y la ternura que su autor encontró al ver las imágenes captadas por la fotógr...