dijous, 20 d’abril de 2017

'Enviada especial' - Jean Echenoz

  

Tras sus últimas obras, Ravel (2006), Correr (2008) y Relámpagos (2010), basadas todas ellas en personajes reales, el músico francés Ravel, el deportista checo Zátopek y el ingeniero Tesla, su incursión en la novela histórica con 14 (2012) y su último libro de relatos, Capricho de la reina (2014), el francés Jean Echenoz (Orange, 1947) vuelve al punto de partida de su obra literaria, aquella que comenzó a finales de los setenta y que consagró a finales de los ochenta, desde El meridiano de Greenwich (1979) hasta Lago (1989) pasando por Cherokee (1983) que tuvo su versión cinematográfica de la mano de Pascal Ortega, y finalizando con La aventura malaya (1986), Enviada especial (2016) recupera los puntos fuertes del escritor:  multitud de personajes,  extensa y enrevesada trama, diálogos rápidos, humor negro, cinismo, y claros guiños a personajes cinematográficos, en este caso el gran maestro del suspense Alfred Hitchock y a los hermanos Cohen, el primero de ellos con su obra Corresponsal extranjero (1940) y los segundo con una clara alusión a una escena de la mítica El gran Lebowski (1998) que el propio Echenoz desveló en alguna entrevista ofrecida durante la promoción de la novela.

La protagonista de esta nueva historia es Constance, pareja de un mito de la música pop francesa llamado Lou Tausk, a quien el éxito conseguido con la canción “Excessif”, traducida a infinidad de lenguas, se vendió como rosquillas, en Europa, en las tres Américas y en el Extremo Oriente, incluyendo incomprensiblemente Corea del Norte, aunque fuera bajo cuerda y únicamente en las altas esferas del poder, dato este a tener en cuenta para el desarrollo de la novela,  le hizo inmensamente rico.

Constance es el famoso macguffin Hitchockniano de la novela, el autor francés consigue así, convertir algo, casi siempre un objeto,  en alguien, en este caso una mujer, sobre la cual gravita la trama durante toda su extensión.

Todos los personajes de la trama en algún momento tienen su escena cómica, hilarante, e incluso absurda, en algún pasaje del libro aparece ante nosotros el gran P.G. Wodhouse, concretamente sus icónicos personajes Jeeves y Wooster, no tanto pos los acontecimientos, que también, sino más por la voz narrativa, que aunque escrita en tercera persona, interviene constantemente aportando datos y opiniones al texto en muchas ocasiones un tanto cómicas.

Enviada especial se torna en una revisión del género negro, igual que Una aventura malaya lo hizo con el género de aventuras, Echenoz ironiza con ellos porque los venera.

Un general del ejército francés, una pareja de guardaespaldas algo torpes y que caen en los síndromes de Estocolmo y Lima, una peluquera que vive con un antiguo anarquista, un abogado corrupto, un músico exitoso, su pareja de escritura al más puro estilo Bernie Taupin, y unos hechos que poco o nada tienen en común: un secuestro, una conspiración, e incluso un complot contra Corea del Norte.

Situaciones inverosímiles, rozando el surrealismo en muchos casos, hacen de Enviada especial una historia divertida, amena y por momentos tan rocambolesca que dudamos de buen final el cual siempre prevemos como si de un sketch de Monty Python se tratara.

SALVA G.

Título: Enviada especial
Autor: Jean Echenoz
Traducción: Javier Albiñana (Castellano) Anna Casassas (Catalán)
Editorial: Anagrama / Rayo Verde
Edición: 1ª edición, marzo de 2017
Número de páginas: 255 pp. / 256 pp.
I.S.B.N. 978-84-339-7977-3 / 978-84-166-8930-9  

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada